miércoles, 18 de febrero de 2009

La "Colección arqueológica Nielsen" de Iquique: presentación y estudio

De la obra de Max Uhle, Fundamentos étnicos y Arqueología de Arica y Tacna, II Edición, 1922, Lámina V. Momias de la cultura Chinchorro. Reproducción del original de la obra.

Lámina IV de la misma obra de Max Uhle, 1922, Fardos funerarios de momias del Morro de Arica. Reproducción del original de la obra.

Lámina III, de la misma Obra de Max Uhle, 1922. Fardos funerarios del Morro de Arica. Cultura Chinchorro. Reproducción del original de la obra.

Portada del pequeño trabajo escrito por don Carlos Munizaga Aguirre, antropólogo del Centro de Estudios Antropológicos de la Universidad de Chile y el abogado don Sergio Martínez Baeza, Director de la Sociedad Chilena de Historia y Geografía de Santiago, obra que Ud. podrá bajar ahora de Internet, por ser parte de la "biblioteca Virtual Horacio Larrain B.", parte de este mismo Blog. Ha sido dedicada a la presentación preliminar y examen de la famosa Colección Arqueológica Nielsen, actualmente en Iquique.

Este trabajo fue publicado en la Revista Chilena de Historia y Geografía, Nº 129, 1961: 232246, Santiago.

Un trabajo arqueológico de los albores de la arqueología del Norte de Chile.

Al presentar este trabajo de investigación de hace casi 50 años atrás, nuestro objetivo es doble: a) por una parte dar a conocer la obra y sus méritos, y b) facilitar su estudio y consulta, a través de nuestra biblioteca virtual. Así, este trabajo, escaso y raro, podrá quedar a disposición de todos los estudiosos del mundo a través de Internet. Esta iniciativa de dar a conocer estas obras de difícil acceso y ponerlas en la red, obedece a nuestra profunda convicción de que aún hoy subsiste una profunda brecha intelectual entre el mundo académico (que consulta las bibliotecas especializadas) y el mundo civil del hombre común, que no puede consultar esas instituciones, por lo que estas obras le son en la práctica, inaccesibles.

Nuestra experiencia docente en la Universidad Bolivariana de Iquique, nos ha hecho tomar conciencia de esta situación bastante injusta, que priva al posible interesado de acceder a la consulta de obras muy especializadas. Las bibliotecas de la ciudad de Iquique, por desgracia, carecen de este tipo de libros, dejando al profesorado o al estudioso local sin materiales de primera mano para preparar sus clases o investigar. Por eso, para romper este círculo vicioso del conocimiento solo accesible a unos pocos "iniciados", hemos querido ofrecer este trabajo, comentado por nosotros, para uso de todos. Tarea que pretendemos seguir haciendo, con la ayuda de Dios, con muchas otras obras antiguas que obran en nuestro poder y que iremos dando a conocer.

Después de Max Uhle: Junius Bird y Richard Schaedel.

Después de la obra pionera del gran arqueólogo alemán Max Uhle, Fundamentos étnicos y la Arqueología de Arica y Tacna, (IIª edición, Imprenta de la Universidad Central, Quito, Ecuador 1922, 97 p. y 27 láminas con figuras), hubo que esperar hasta el acucioso trabajo del arqueólogo norteamericano Junius B. Bird "Excavations in Northern Chile" , publicado en el año 1943, para tener noticias fidedignas acerca de la arqueología y periodificación arqueológica en el extremo Norte de Chile. Posteriormente, en 1957, el arqueólogo norteamericano Richard P. Schaedel publicó en el Centro de Estudios Antropológicos de la Universidad de Chile, los resultados de una prospección realizada en la costa norte del país , con el nombre de: "Informe general sobre la Expedición a la zona comprendida entre Arica y La Serena".

Estos trabajos más algunos pequeños artículos publicados por Grete Mostny en el Noticiero Mensual del Museo de Historia Natural, serán la base de conocimientos sobre la cual
se inserta este temprano aporte de Munizaga y Martínez Baeza. Por entonces, en la ciudad de Arica, el equipo de arqueólogos dirigidos por Percy Dauelsberg, autodidacta e incansable investigador de la arqueología de la zona de Arica, iniciaba la edición de algunos humildes, pero substanciosos Boletines del Museo Regional de Arica, en lo que se daba cuenta de sus excavaciones y reflexiones. Iniciativa pionera para su época que trazó la ruta al desarrollo arqueológico actual en Arica.

La Colección Nielsen se queda en Chile.

El trabajo de Munizaga y Martínez Baeza se refiere en forma predominante a las momias Chinchorro, o "momias de preparación complicada", tema en el que concentran su atención.
Los autores tienen, por espacio de tres días, la oportunidad de revisar las 40 cajas en que estaba ya embalada la Colección, a punto de partir a Dinamarca, tras la muerte de Ancker Nielsen, su colector. Si no es por la muy oportuna intervención de Martínez Baeza, abogado, que gestiona ante le gobierno chileno la prohibición de exportación de este tesoro arqueológico, esta Colección habría estado hoy expuesta en algún museo en Copenhague, tal como fue el deseo de la viuda de Nielsen.

Estado actual de la Colección Nielsen: un llamado a la acción.

Rememorando estos hechos, y al ver la calamitosa situación en la que hoy (2009) todavía se encuentra dicha Colección, arrumbada en las mismas cajas de cartón que antaño, uno estaría tentado a pensar que mucho mejor hubiera sido que viajara al extranjero en el año 1961, tal como fue el deseo de Nielsen. Al menos, si tal hubiere ocurrido, no se habrían perdido muchas de sus valiosas piezas y parte de las etiquetas que antiguamente se encontraban en las cajas.

Con mis propios ojos he podido ver, hace poco, algunas de estas cajas, donde todo el material se muestra mezclado en el más espléndido desorden. Manos ávidas de coleccionista pasaron ciertamente por allí, robando no pocas piezas. Y de cierto, las más valiosas a sus ojos. Hay cajas que reseñan un número determinado de objetos, en esquelas escritas por mano de Nielsen, y muestran hoy en cambio, un número muy inferior en su contenido real. ¿Que pasó? . ¿A quién atribuir hoy día esos robos manifiestos, cuando tantos encargados han pasado por este Museo de Iquique, no pocos de ellos sin la calificación antropológica debida a la importancia de sus Colecciones.?.

No hemos logrado probar una capacidad de gestión e investigación seria y responsable.

Es el triste sino de algunos Museos nuestros que han quedado en manos de Municipalidades, donde el criterio para elegir a los Curadores o Encargados ha sido generalmente más bien el político que el verdaderamente científico. Quisiera ser enfático al respecto: los Museos deben ser instancias dirigidas y controladas desde la autoridad central y administradas con un criterio científico y técnico, nunca político partidista. De lo contrario, cada cambio de gobierno significará cambio de directores del Museo. Para un europeo, tal cosa resulta inconcebible, inaudito.Y por esta causa sabemos de dueños de Colecciones arqueológicas particulares que se niegan a que éstas sean incorporadas a Museos regionales existentes, por no ofrecer éstos garantías suficientes de seriedad, responsabilidad y permanencia en el tiempo.

¿Quién fue Ancker Nielsen? . ¿Cómo formó su valiosa Colección?.

Ancker Nielsen fue un ciudadano danés avecindado en Iquique entre los años 1920-1925, donde tuvo a su cargo una conocida farmacia (la farmacia "Danesa"). Su afición por la arqueología lo llevó a realizar excursiones de fin de semana por distintos lugares de la costa cercana a Iquique, en busca de tumbas indígenas. Muchas veces se hizo acompañar por un joven ayudante. Tenía un notable olfato para escudriñar y descubrir lugares de presencia de tumbas. Sin ser un arqueólogo especialista, logró rescatar gran cantidad de material arqueológico, incluyendo varias momias de la cultura Chinchorro, abundante material textil, instrumental en hueso y madera y cerámica. Desde Bajo Molle, donde excavó varias veces, hasta Patillos y Patache, y aún más al sur, la desembocadura del río Loa, extendió el radio de acción de sus excavaciones domingueras.

Carlos Munizaga resume así su actividad arqueológica:

"Fue así que empezó a reunir toda suerte de objetos, los que fue almacenando en cajas, estantes y cajones de su botica, ordenándolos a veces y dejando constancia escrita de los sitios de los hallazgos y de las condiciones y circunstancias en que había conseguido las especies" (pág. 6).

Ricardo Torres Peña, periodista iquiqueño afirma de él:

"Yo conocí a Ancker Nielsen, era un científico silencioso, trabajador y conocedor de la historia. Por largos años vivió en su hogar-farmacia (Farmacia Danesa) ubicada en Baquedano con Thomson, a pocos metros de la Plaza Prat y del Teatro Municipal. Decía que le agradaba mi ciudad, por su gente sencilla. En honor a la verdad científica fue Ancker Nielsen quien le abrió los ojos a los doctores y catedráticos en arqueología de los siglos XIX y XX, entregando a la ciencia nuevos conocimientos sobre la aparición del Hombre en América.

Y agrega este testimonio directo:

Siendo joven yo lo veía muy de mañana buscando vestigios arqueológicos en playas y cerros. Recorría grandes distancias. Un día estaba en las afueras de Iquique, en Bajo Molle y a la semana siguiente se le veía a 140 kilómetros de Iquique, en el río Loa. Buscaba la noticia científica. Encontró numerosos sitios, antiguas poblaciones e importantes cementerios indígenas. Hasta que se constituyó en el pionero de la actividad arqueológica chilena. Durante 25 años, vestido a la usanza inglesa y con un sombrero explorador, caminó, cavó y recogió vestigios humanos, huesos y herramientas de los primeros habitantes de la región..." (fuente: http://mickeytorres.blogspot.com; Julio 2006).


Sergio Martinez Baeza, consultado al efecto por nosotros, nos describe hoy , en correo del 13/03/2009, los avatares sufridos por la Colección arqueológica Nielsen:

"Muy estimado Horacio: La historia de la Colección Nielsen es larga y penosa.

Cuando la ordenamos y entregamos a la Municipalidad de Iquique, bajo la
tuición de la Universidad del Norte en 1960, recuerdo que estaba ordenada y había
un inventario que hicimos juntos con Carlos Munizaga, en una bodega
facilitada por la Municipalidad, a orillas del mar. La Universidad pagó algo
a la familia Nielsen, a través de la Embajada de Noruega [en realidad, Dinamarca] en Chile y con intervención del Padre Le Paige, y se comprometió a velar por las piezas
contenidas en 40 cajones en perfecto orden (ver Revista Ercilla, 1960, de
que tengo una copia). Al volver a Iquique, por 1970, la Colección se exhibía en una casona de la
ciudad, en muy malas condiciones de conservación, a causa de la humedad y
pérdida de piezas.
Cuando volví por 1990, todo se había reducido a una vitrina en otro sitio,
junto a un depósito ferroviario. Se me dijo que había cajones guardados en
total desorden y que casi todas las piezas importantes habían desaparecido.
Es cuanto recuerdo, querido amigo, de esta deplorable historia. Un abrazo,


SERGIO MARTINEZ BAEZA. (carta copiada ad litteram; cursivas nuestras).

(carta copiada ad litteram)

Comentario nuestro: Museos y Municipalidades.

He puesto en cursivas las frases relativas al estado de la Colección, en diversos períodos de tiempo. El relato actual del historiador Martínez Baeza es especialmente doloroso, pero, a la vez, fuertemente acusador. Nadie nunca parece haberse preocupado por ella, ni siquiera en períodos recientes cuando hubo arqueólogos profesionales, por más de 25 años, a su cargo. Nos cuesta creerlo. Porque desde el punto de vista arqueológico, la Colección Nielsen era, de lejos, el patrimonio más valioso del Museo. Lo increíble es que hasta hoy, la Colección sigue igual. No hay inventario completo, no se realizó jamás un control anual de su existencia, como debió hacerse. Y hoy asistimos impávidos y cruzados de brazos a su destrucción como patrimonio de la Región. ¿A quien culpar, cuando han pasado más de diez o quince Curadores o Conservadores en estos casi 50 años?. ¿Tendría algún sentido iniciar hoy sumarios administrativos, cuando la responsabilidad se diluye por el largo tiempo transcurrido?.

Por eso lo reiteramos con firmeza: las Municipalidades en Chile no son entes confiables en este terreno patrimonial, aunque duela decirlo y moleste a algunos. Los Museos deben depender tan solo de un ente nacional, capaz de aquilatar y comprender la valía de sus depósitos culturales y capaz de mantener vigilancia y controlar anualmente su estado de conservación. Debería hacerse una suerte de auditorìa cultural en los Museos nacionales, sea quien fuere su propietario o usufructuario. Porque se trata aquí de bienes irrenunciables de la Nación chilena que se encuentran "prestados" a las instituciones museológicas. Pero es obvio que para este efecto, habría, al parecer, que modificar la Ley respectiva.


Necesidad perentoria de estudiar la Colección arqueológica formada por Ancker Nielsen.

Sabemos muy poco de Ancker Nielsen, de su vida, de su familia. Menos aún de sus métodos de excavación y / o prospección. ¿Cómo sabía donde excavar?. ¿Qué elementos del paisaje geográfico lo guiaban en su búsqueda? . ¿Quedará hoy aún algún testigo presencial de sus andanzas?. Muy poco sabemos de la manera con que trataba los objetos de sus descubrimientos. No deja de ser extraño que, transcurridos tantos años de su muerte, nadie haya intentado hacer un trabajo fino y acucioso de sus Colecciones, al modo como lo hizo la investigadora croata Vjera Zlátar, para hallazgos en la desembocadura del río Loa. Porque, al parecer, según Munizaga, los materiales en las cajas que el revisó en 1961 estaban muy bien ordenados y etiquetados, de acuerdo a su procedencia y origen. Por lo que vimos y hemos escuchado, tememos fundadamente que no sería ésta, ni mucho menos, la condición actual de esta Colección. Así y todo, cualquiera sea su estado actual, es urgente hacer un buen registro y un estudio acabado de sus materiales.

¡Dios quiera que se logre salvar, siquiera en parte, una Colección que el destino impidió saliera de Chile, para su desdicha y la nuestra!. De haber partido entonces al exilio - como siempre lo quiso Nielsen- , esta Colección luciría, soberbia y gallarda, en algún Museo de Copenhague, y ya habría sido objeto de numerosos estudios de índole arqueológica, osteológica y biológica. Es decir, la Colección se habría salvado de las manos de nuestros "bárbaros" "Conservadores" (!!) y estaría hoy sana y salva, accesible a la ciencia mundial. Hacemos un ferviente llamado a los actuales responsables del Museo Regional de Iquique y a su Alcaldesa, para que se tomen por fin cartas en este espinudo y doloroso asunto, fiel trasunto, a la verdad, de nuestro atraso cultural.

Bibliografía selectiva sobre las momias Chinchorro.

No pretendemos aquí entregar una bibliografía completa sobres este tema, la que es ya muy abundante, sino solo sugerir algunas publicaciones, tal vez las más representativas, para consulta del lector interesado en ampliar sus conocimientos.

Además de la obra ya citada de Max Uhle (1922) donde ya figuran las primeras fotografías de estas momias, puede Ud. consultar:

Bernardo Arriaza, 2003, Cultura Chinchorro: las Momias más antiguas del mundo, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 262 p.

Bernardo Arriaza, 1995, Beyond Death: the Chinchorro Mummies of Northern Chile", Smithsonian Institution Press, Washington D.C.

Bernardo Arriaza, y Vivien Standen, Muerte, momias y ritos ancestrales , Ediciones Universidad de Tarapacá, Arica, 60 p.

Agustín Llagostera M. 2003, "Patrones de momificación Chinchorro en las Colecciones Uhle y Nielsen", Revista Chungará, Vol. 35, Nº 1, 5-22, Arica.

National Geographic Magazine, 1995, 187 (3). "Chiles Chinchorro Mummies".

Allison, M. Arriaza, B., Standen, V., Focacci, G., Rivera M., y Lowenstein J., 1984, "Chinchorro: momias de preparación complicada: métodos de preparación", Revista Chungará, 13: 155-173.


Bittmann, Bente y Munizaga, Juan, 1977, "Algunas consideraciones en torno al Complejo Chinchorro", VII Congreso Nacional de Arqueología Chilena, Vol I, 119-129, Ediciones Kultrún, Santiago.
.
Bittmann, Bente, y Munizaga, Juan, 1979, "El arco en América: evidencia temprana y direc ta de la cultura Chinchorro en el Norte de Chile", Indiana, 5. 229-251.

Consulte, igualmente: www.momiaschinchorro.com

Descargar cuadernillo aquí

2 comentarios:

Edgar Alonso Leguizamo dijo...

hola señores coleccionistas, la precente para informarles que he encontrado una erramienta muy valiosa para la histori, se trata de una erramienta de la edad de piedra y que puede ser de inrteres para ustedes, favor comunicarse con el correo loncho1968@hotmail.com gracias por su atencion.

Lunathicka dijo...

Saludos a todos
una pregunta tengo entendido que esas momias se encontraron al sur de Peru y al norte de Chile,
podrian decirme donde quedaron las encontradas en Tacna por favor?
Gracias