viernes, 16 de diciembre de 2016

Lecciones de un pozo de sondeo en el taller lítico del oasis de niebla de Alto Patache: significado de sus materiales culturales.

El oasis de niebla de Alto Patache, situado a  65 km al sur de la ciudad de Iquique (Norte de Chile), nos ha deparado sorpresas varias. En este mismo Blog nos hemos referido más de una vez a la importancia  de este oasis desde el punto de vista de su producción de agua atmosférica, extraída de la niebla.  En una costa totalmente desértica, como es el extremo norte de Chile,  carente de agua potable, la posibilidad ya comprobada de obtenerla de la nube,  constituye  un tesoro de incalculable valor.

En este capítulo haremos referencia a  una interesante experiencia casual hecha en el centro del taller lítico del oasis. Por "taller lítico", entendemos aquí un área amplia donde los antiguos ocupantes. cazadores-recolectores de la costa,  habían  venido a  colectar plantas silvestres y a cazar guanacos y dejaron abandonados in situ  los restos de su actividad de talla lítica  /lascas o esquirlas) y de sus comidas.   La niebla o camanchaca costera, baña  normalmente estas secciones altas de la cordillera de la costa, produciendo allí el desarrollo de una vegetación de  "Lomas"  cuya presencia  atrajo,  desde hace milenios, a una fauna de tropillas de guanacos (Lama guanicoe). Al hacer la excavación en esta cuadrícula de 1m x 1m,  pretendíamos escudriñar  qué rastros  de su  presencia  podríamos hallar aún hoy. La excavación alcanzó una profundidad total de  60 cm.  El terreno de la planicie está constituido por numerosas  capas de arena muy fina, fruto evidente de arrastre eólico  (del viento).   

                             
Fig.1. Superficie del sector  de pampa interior que denominamos del "taller lítico", por la presencia de innumerables lascas o esquirlas de sílex y basalto, conchas marinas y fragmentos de huesos  de guanaco con evidentes señas de quema  (tizne).  (Foto H. Larrain en nuestra primera visita al lugar, Mayo 1997).

Un pequeño pozo de sondeo.

La curiosidad  por saber si en el subsuelo del taller lítico, habría evidencias de antiguas semillas o bulbos de Liliáceas y restos arqueológicos, nos llevó  a excavar,  el día 4 de febrero del año 2006, en el lugar de máxima concentración de evidencias culturales in situ. ¿Qué tipo de evidencias hallamos?.  Hallamos - tal como veremos-  varios tipos de evidencia eco-cultural:  lascas o esquirlas de sílex y basalto, producto de la producción in situ de  artefactos líticos  (cuchillos, raspadores o puntas de proyectil), fragmentos de huesos de guanaco,   conchas marinas y restos de peces, además de bulbos secos de Liliáceas   (Fortunatia  sp. y/o  Leucoryne sp.). Daremos aquí (en nuestra Tabla, abajo) los detalles del Informe que aparecen en nuestro Diario de Campo, Volumen  76, 112-116.

Coordenadas UTM del sitio exacto  de exploración de la cuadrícula de  1m  x  1m.:  0379639   / 76696938.  Altitud s.n.m:  770 m.

Técnica utilizada:

1.  Se trazó la cuadrícula  orientándola exactamente  N-S, y  fijando estacas en sus 4 ángulos,  poniendo una cuerda tirante entre ellos para establecer con precisión  la superficie de un  m2 exacto para la excavación. 

2.  Para cribar el material, se usó  un arnero fino, de  aproximadamente 1,5 mm de abertura  de malla.  Los materiales eco-culturales que aparecían en las distintas capas o estratos  artificiales de  15 cm, se recogían en bolsitas plásticas, separados según su tipo (lascas, conchas, restos vegetales, etc.). 

3.  Se  consideró  "material de superficie",  lo que aparecía a la simple vista, el que  fue recogido cuidadosamente  con brocha. A  continuación, se continuó excavando  por capas artificiales de  15 cm.

Figuras.

Fig. 2.  Lascas o esquirlas de sílex, de distinta coloración y tamaño. Aparecieron en la Capa  1 del Pozo de sondeo.   El diferente tamaño de las lascas   sugiere las  distintas etapas de la construcción de una pieza lítica (raspador, cuchillo o punta de proyectil). En la porción inferior de la fotografía, al centro y muy brillante, se  muestra la única lasca hallada obtenida del cristal de roca, enteramente translúcido.  (Foto H. Larrain,  diciembre  2016).

                                
Fig. 3.  Las lascas o esquirlas de basalto son de  un color negro dotadas de  algo de  brillo.   Son el resultado  del desbaste del material original, para  la confección de instrumental lítico in situ. (Foto H. Larrain, diciembre  2016).

Fig. 4.  Huesos y fragmentos  de huesos largos ( con sus apófisis)  hallados  en el lugar. Todos, sin excepción, corresponden a huesos de guanaco  faenados presumiblemente in situ. (Foto H. Larrain, diciembre  2016).

Fig. 5.  Los huesos  que se muestra aquí, en la parte inferior de la foto, corresponden a fragmentos que evidentemente han sido expuestos al fuego en un fogón. Razón por la cual muestran una coloración  mucho más oscura, negruzca  (tizne). Este hallazgo confirma plenamente nuestra hipótesis de que los antiguos cazadores-recolectores faenaron y cocinaron  aquí mismo, in situ, sus presas animales.  (Foto H. Larrain, diciembre 2016).

Tabla que muestra  contenido de las capas o estratos artificiales de este pozo.

                      

Fig.6. Foto de la Tabla que muestra el contenido, por capas, de la excavación de un pozo de sondeo en el oasis de niebla de Alto Patache, en febrero del año 2006.

Breve análisis de esta tabla.

1.  Contra lo que esperábamos, se halló muy escasos bulbos secos  de Liliáceas en esta excavación. En cambio, se verificó la presencia de numerosas raicillas, hasta una profundidad de unos   45-50 cm. Raicillas y pelos radicales que deben corresponder, probablemente,  a ejemplares de Nolana spp y Cristaria sp., especies vegetales que aparecen en este lugar con  motivo de las lluvias eventuales,  producidas por efecto del fenómeno de "El Niño" (ENSO)., como lo hemos verificado en más de una ocasión en estos  17 años de visitas al lugar.

2.  El mayor número de lascas corresponde a la roca del tipo sílex (silicatos), mucho más abundante aquí que el basalto. Se debe destacar que este material de  sílex no se encuentra aquí, en la franja costera,   en tamaño utilizable, razón por la cual los antiguos debían traerlo  desde lejos, seguramente en forma de núcleos fácilmente transportables  (1-3 kg de peso).

3.  El enorme número de caracoles terrestres detectados en nuestra excavación, corresponde, sin excepción, a la especie del gastrópodo terrestre Bostrix derelictus broderipi,  cuyos restos dispersos y fragmentados  contribuyen a emblanquecer la superficie actual de taller lítico. Muchos de los ejemplares hallados eran  muy pequeños, juveniles, der escasos milímetros, en etapa de crecimiento. Su muerte se debió sin duda  a la escasez o penuria de alimento vegetal, al fenecer  el manto vegetacional.

$, Los moluscos marinos detectados, a través de sus conchas abandonadas,  corresponden en su mayoría a  las especies  loco  (Concholepas concholepas), lapas  (varias especies de Fisurella sp.)  y apretadores o chitones (Chiton spp.), especies que eran parte de su alimentación  habitual  en el litoral (en forma de  cocaví de viaje).  Mucho más escaso, aunque no ausente del todo  en este registro es el erizo de mar  (Loxechimus albus) o el choro zapato (.    )  o el  )  

Algunas referencias históricas a la presencia de manadas de guanacos en esta región costera.

Hay no pocas referencias  históricas sobre la presencia del guanaco en estas costas del Norte árido chileno.  Citemos solamente un par de ellas.  El capitán de marina chileno Federico Delfín T. en un estudio  de los recursos que ofrecía a la fecha  la costa desértica norte chilena, en la zona conquistada en la reciente guerra del Pacífico, anotaba al respecto:

"Rumiantes.  La costa de Tarapacá i Antofagasta tiene también un  representante de esta órden en el guanaco (Auchenia guanaco Phil).  A este animal se le ve en grupos de seis a ocho (individuos) recorrer las escarpas de los cerros, aún los de la costa, pues las crestas de los cerros, visitadas casi constantemente por nubes, presentan presentan alguna vejetación de que se alimentan, i las aguadas naturales que hai desde el Loa a Antofagasta, les ofrecen el agua necesaria, aunque algunos niegan la necesidad que de ella tienen. Los loberos  y cazadores de nutrias que hacen campamento en el Morro Moreno se alimentan de su carne, la que no es ni flaca ni de mala calidad, según pudimos comprobar  (1888: 702).

El zoólogo chileno Guillermo Mann,  señala explícitamente su presencia en pequeñas manadas   en la costa del desierto chileno en su artículo escrito en  1953: "Colonias de guanacos -Lama guanicoe-  en el desierto septentrional de Chile", Investigaciones Zoológicas Chilenas, Vol. 1 (10), Santiago.

Comentario eco-antropológico.

1. Tanto las referencias históricas (cfr. supra) como la evidencia  arqueológica recogida por nosotros en el contorno del oasis, nos confirman, con certeza  absoluta, que  el antiguo cazador-recolector costero subió a los cerros cubiertos por la camanchaca a cazar el guanaco y a alimentarse de su carne. Ya hemos indicado en otro capitulo de este mismo blog que hemos hallado, en el contorno del oasis, numerosos defecaderos o bosteaderos, revolcaderos e infinito número de senderos  hechos por estas tropillas de guanacos al descender  hacia la costa.

2. Los fragmentos de huesos  analizados por expertos y la forma como éstos fueron astillados y rotos, seguramente para recuperar la médula ósea,  así como la presencia de numerosos fogones, comprueba nuestro aserto.

3. La evidencia de fabricación in situ de  puntas de proyectil- de las que se halló en la amplia superficie del taller lítico más de  30 piezas- nos reafirma nuestra hipótesis inicial de que este oasis, al igual que otros en la costa de Tarapacá, fue  un escenario normal de caza por parte de los primitivos habitantes de la costa. La enorme cantidad de lascas halladas, asociada a puntas rotas abandonadas in situ,   constituye una prueba perentoria de lo dicho.

4. En consecuencia, estos habitantes costeros, antecesores de los changos históricos, fueron a la vez pescadores, mariscadores, cazadores de guanacos  y  recolectores de vegetación nativa en los oasis de niebla. 

5. La presencia de numerosos cuchillos y raspadores, hechos de sílex o basalto, es otra prueba adicional de la práctica del descueramiento de pieles de animales in situ  para aprovechar su carne. 

6. Este oasis y  sus vecinos  (Punta Gruesa, Chipana, Punta de Lobos, Los Verdes ) fueron antaño un excelente lugar de cacería,  entre los meses de mayo y diciembre, temporada en que se desarrolla en lo alto de los cerros  la vegetación costera por efecto de las neblinas rasantes o  camanchacas. Los restos de sus comidas halladas aquí, sus fogones, y la confección de instrumental de caza y pesca in situ, cuyas esquirlas o lascas yacen por miles, lo atestiguan.

7. Se desprende de este breve análisis que  el "territorio" perteneciente a esta etnia costera no debe restringirse arbitrariamente -como a veces parecería desprenderse de ciertos libros de geografía- a la terraza litoral y a su mar adyacente, sino  debe incluirse, necesariamente, los cerros inmediatos a la costa de donde obtenían  variados  recursos tanto animales como vegetales. 

8. Estamos seguros que excavaciones metódicas, conducidas en sitios de presencia de alta concentración de cerámica o lítica,  deberían entregar una valiosa  información adicional sobre el modus vivendi  y la economía  de subsistencia de estas bandas semi-nómadas de cazadores-recolectores marinos.  

9. El análisis de la forma de las herramientas halladas, máxime las  hechas en basalto, parecen sugerir una alta antigüedad al yacimiento. Así nos lo han confirmado, años atrás,  arqueólogos del Museo de San Pedro de Atacama, familiarizados con este período. Lo confirmaría, por lo demás,  el hallazgo, en la sección baja de la terraza litoral adyacente, a los 40 m de altitud s.n.m. de entierros de tipo chinchorroide, adjudicables al Arcaico temprano. Este último hallazgo quedó depositado en la bodegas del Museo Regional de Iquique, y fue  publicado por nosotros en la revistas POLIS de la Universidad Bolivariana, vol. 3, Nº 7, año  2004, páginas  361-396, con el título de "Un yacimiento de cazadores recolectores marinos en la terraza de bajo Patache, sur de Iquique. Estudio arqueológico-geográfico".