lunes, 2 de febrero de 2015

Los tesoros del Tamarugal: Obra de CONAF-Chile dedicada al estudio de la Pampa del Tamarugal y áreas adyacentes.


Una notable obra reciente  sobre los ecosistemas  protegidos de Tarapacá.



Acaba de aparecer  (diciembre 2014),  en publicación conjunta  de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y  el Centro del Desierto de Atacama (CDA) de la Pontificia Universidad Católica de Chile, un librito de  55 páginas, ilustrado a  todo color, que  muestra al niño y al joven   los "tesoros del Tamarugal" . Entre estos "tesoros"  ofrecidos  a niños y jóvenes, destaca la presentación de las tres áreas protegidas  en la Región administrativa de Tarapacá (Chile):  a) la Reserva Nacional  Pampa del Tamarugal, b)  el Parque Nacional Salar del Huasco y c)  y el Parque nacional Volcán Isluga. Estas tres  áreas, corresponden a tres diferentes ecosistemas de vida, cada uno de ellos provisto de  una flora, fauna, clima  y  biogeografía particular.

Una iniciativa de CONAF-Chile.

La obra fue financiada mediante un concurso  público propiciado por el "Departamento de Áreas Silvestres Protegidas" de la Corporación Nacional Forestal (CONAF-Chile), y está destinada  a los escolares y jóvenes  tanto de la Región como  visitantes que quieran interiorizarse de las peculiaridades de estos ecosistemas tan diversos, pero  muy cercanos entre sí  desde el punto de vista geográfico. Estando casi  a la misma latitud geográfica, presentan notables diferencias  ocasionadas por factores  de altitud, geología  y clima. Mientras la Pampa  o depresión del Tamarugal se  desarrolla entre los  1.000 m  y 1.800 m de altitud  sobre el nivel del mar, los Parques Nacionales  Salar del Huasco e Isluga  se alzan por sobre los 3.800 m de altitud alcanzando las cimas  de los 6.000 m  

Los autores  y los guías.
   
La idea de los  cuatro  autores,  geógrafos, agrónomos y artistas del Centro del Desierto de Atacama  de la Universidad Católica de Chile, es acercar   estos complejos y enigmáticos ecosistemas  biológicos  a una fácil y amigable comprensión de niños y jóvenes, mediante la utilización de un lenguaje  accesible, usando viñetas, cuadros explicativos y gráficos muy simples, y  explicando en cada oportunidad  la terminología geográfica o ecológica o biológica al alcance de cualquier lector. Además del uso de colores, se recurre  a un expediente bastante original.  Es un personaje, "Horacio", viejo explorador y conocedor del desierto, quien hace de guía  y baqueano conduciendo a "Pilar",  su joven nieta,  a través de estos  novedosos paisajes. Pilar pregunta a su abuelo, y éste responde explicando cada rasgo en detalle.   Conducido por este explorador, su nieta  Pilar va así tomando noticia y encariñándose con las cosas más notables  de este desierto, su flora, su fauna, y su extraña geografía. Pero también, en el momento preciso,  hace referencia el guía a  algunas costumbres y ritos  de sus habitantes autóctonos, los antiguos aymaras  o quechuas, pobladores de quebradas y salares de altura. De este modo original,  el joven lector es conducido, como de la mano,  por el experimentado explorador  quien  relata,  describe y explica   a su nieta  todo lo que les llama la atención durante su recorrido.

He aquí  la portada y contratapa de esta útil y simpática obrita, de pequeño formato (20 cm   x  5 cm),  que pretende guiar al joven  visitante  en su visita a estas tres "Áreas  Silvestres Protegidas" de la Región de Tarapacá. Su formato pequeño de tapas duras  está  diseñado para ser llevado en la mochila  o en el morral del explorador.

 Fig.1.  La portada del librito.  Un viaje de descubrimiento y exploración en el desierto de Atacama   (Región de Tarapacá).  Las bien logradas  ilustraciones son obra de Alfredo Cáceres.



 Fig. 2.  Los autores: Josefina Hepp, Javiera Machuca, Nicolás Zanetta y  Carolina  Zumaeta, son  jóvenes investigadores del Centro del Desierto de Atacama de la Pontificia Universidad Católica de Chile.


Fig.  3. Esta obra,  un excelente Vademecum para iniciarse en el conocimiento de las  zonas especialmente protegidas  por Ley de  la Región de Tarapacá,   ha sido cariñosamente dedicada por sus autores a Pilar Cereceda Troncoso, geógrafa y al autor de este Blog,  Horacio Larrain Barros, arqueólogo y antropólogo cultural  quienes en una labor conjunta de  muchos años han investigado  la región de Tarapacá tanto en sus quebradas como la pampa del Tamarugal. Sus primeras investigaciones fueron realizadas  entre los años   1973  y  1978 y, posteriormente, en las zonas costeras provistas de  oasis de niebla, entre los años  1997 y 2014,  haciendo allí  valiosas experiencias de captación del agua de la niebla mediante el método de atrapanieblas. Los autores  han  imaginado en esta obra a un abuelo  explorador (Horacio)  y a su nieta (Pilar),  sirviendo de experimentados guías en esta expedición imaginaria a través de los tres  ecosistemas protegidos de Tarapacá.

Las tres áreas protegidas.

Cada  uno de los tres  planos presentados,  muestra   ejemplares  de la fauna y flora  (en dibujos)  de las respectivas áreas protegidas que los caracteriza.

Fig. 4. La Reserva Nacional Pampa del Tamarugal  está conformada por  secciones discontinuas de territorio, respectivamente en las zonas de la pampa de  Zapiga,  el área  de la Tirana y Pintados y, hacia el Sur, en  el sector del Salar de Llamara,  junto y muy cerca de la carretera Panamericana, mostrada aquí en un trazo  N-S de color blanco.(Observe las flechas). 


Fig. 5.  El área del  Parque Nacional Salar del Huasco se halla  en la parte media y más oriental del Plano, donde hace frontera con la  hermana república de Bolivia. (Observe la flecha).



Fig. 6. Por fin, en este tercer Plano, se muestra  el lugar donde se halla  el Parque Nacional  Volcán Isluga, en el extremo nororiental  (NE) de la carta. Deseamos hacer  notar que lamentablemente  no  ha sido declarado aún Parque Nacional  ninguno de los sectores de oasis de niebla costeros, dotados de una notable y rica  biodiversidad, por lo que hasta ahora, la costa desértica del extremo Norte de Chile  (Arica y Tarapacá),  carece de zonas ecológicas y bióticas protegidas por la ley.. 

Las ilustraciones 


Fig.  7.  Aquí se muestra  una foto  del Salar del Huasco,   con las recomendaciones para su visita.



Fig. 8.  Ilustraciones relativas a la vida  pastoril y   y ceremonial de los habitantes aymaras de la zona altiplánica.

 Fig. 9.  El  veterano guía  antropólogo explica a los jóvenes lo que es una apacheta, monumento  de tipo ceremonial del mundo aymara,   y su importancia en  el sistema vial ancestral en el altiplano tarapaqueño.

 
Fig. 10.   La flora característica del altiplano chileno:  el   ichu o paja brava, la  llareta y   el árbol llamado queñoa  (queñuhua  en lengua  aymara),   única especie arbórea capaz de crecer en estos helados paisajes, situado por sobre los  4.500 m. de altitud. 
    
  Fig. 11.   Numerosos diseños y diagramas ilustran la obra para  ilustrar al joven lector y aclarar conceptos geográficos usados en el texto.

Fig. 12.  Contratapa y dedicatoria.

Nuestro comentario eco-antropológico.

1.  Esta obra, aparentemente modesta por el número de páginas  (55 páginas), contiene gran cantidad de material informativo apoyado en una buena y reciente bibliografía;  era, además,  una muy sentida necesidad en nuestra Región. En efecto, no disponíamos de una buena síntesis  de los principales ecosistemas de la región de Tarapacá, representados en Parques Nacionales  y puestos al alcance de niños y jóvenes. Es éste el primer mérito  e indiscutido de esta obra.

2.  El equipo conformado por los autores aúna el conocimiento geográfico con el propio del agrónomo de campo. Las partes  antropológica, biológica  y  forestal  de la obra, fueron revisadas por especialistas del ramo.

3.  Este trabajo constituye  una  utilísima  "Guía de Campo" o "Field Guide", en el sentido de que  puede ser llevado a terreno  por su pequeño tamaño, y permite comparar la realidad observada en el terreno mismo con el material escrito. El llamado que hacen  los autores  a los usuarios del libro  a  llevar una "Bitacora de Viaje" o "Diario de Campo",   anotando   las observaciones recogidas en terreno, encierra    el anhelo explícito  para que se formen buenos investigadores  de campo, que sepan  escrutar  in situ, los hechos observados, sin perder detalle alguno. 

4. La persistencia en el tiempo y la defensa de estos  áreas silvestres protegidas, depende de la cantidad y calidad de sus  investigadores   sean éstos geógrafos,  biólogos, ecólogos, agrónomos, ingenieros forestales o antropólogos culturales. Son ellos los llamados a  dar a conocer  nuevas especies o formas de comportamiento vegetal o animal y  dar la voz de alerta ante  intromisiones indebidas o destrucción de ecotipos  y formaciones vegetales  por parte de Compañías mineras  y/o obras camineras del Ministerio de Obras Públicas  (MOP),   en sectores  y áreas protegidos por la Ley. 

5. El acento de la obra es  primariamente geográfico. Varios  de sus autores son geógrafos. Y nos alegramos de ello, pues  obras de esta naturaleza hechas solo por biólogos o ingenieros forestales, suelen pecar  de notorias deficiencias en materia geográfica y cartográfica. En este libro,  el basamento geológico,   geográfico  y  geomorfológico se ve  sólido y patente,  y otorga coherencia y consistencia  al texto y su  relato.

6.  La idea del recurso a un  veterano explorador y su nieta preguntona, como valiosos guías del relato,  es  novedosa y constituye un atractivo adicional tanto en el análisis de  conceptos y términos, como en el  uso de  excelentes dibujos que fijan la atención del joven  lector  y   le facilitan una rápida comprensión de los conceptos y  textos. 

7. Consideramos que esta obra debería ser un instrumento indispensable en la biblioteca de consulta  de todos los Colegios y Escuelas  de la Región de Tarapacá. Además de ello,  creemos debería  ser especialmente conocida y estudiada  por los Guías de Turismo de esta Región por ser ellos los  que "explican"  la Región a los visitantes afuerinos y los conducen a los  lugares más recónditos o inaccesibles. Por su carácter didáctico ejemplar,  creemos que bien podría ser recomendada esta obra como material educativo de apoyo a la  actividad docente del  profesorado primario y secundario en  las áreas de Ciencias Naturales y  Ciencias Humanas.

8.  Por fin, deseamos a este valioso texto de los investigadores del Centro del Desierto de Atacama de la Pontificia Universidad Católica de Chile una gran difusión entre la juventud estudiosa chilena. A la vez, junto con felicitar a la Corporación Nacional Forestal  (CONAF-Chile) por  promover y financiar  este trabajo,   esperamos que éste sea capaz de despertar valiosas vocaciones científicas entre sus lectores, abriendo así las puertas a la aparición de  nuevos especialistas, tan necesarios hoy día, de modo que lleguen a ser investigadores   y defensores celosos  de estos ecosistemas,  todavía tan poco conocidos.

9. El autor de este Blog,  emocionado por la dedicatoria de esta obra,  agradece esta particular deferencia de los autores al recordar su nombre. Y  a  Pilar Cereceda, geógrafa eximia,  maravillosa compañera de infinitas jornadas de investigación y estudio en el Norte chileno,  felicitamos por  haberse sido elegida como la "nieta" preferida  de este  infatigable  y veterano explorador. 



2 comentarios:

Pilar Guimoye dijo...

Increible post!
Entre por aqui a leer su blog :). Me encanta la idea del tema tan objetivo del libro y la manera tan didactica con la cual se logra interactuar con los niños y jovenes en general. Buenas ilustraciones que no permiten distraerse y un texto explicito pero facil de entender. Muy lindo!
Muchisimos saludos y lo leo desde Lima Perú.
Pilar Guimoye.

Dr. Horacio Larrain Barros dijo...

Estimada amiga Pilar: Le agradezco su fino comentario a mi presentación del libro: "Los tesoros del Tamarugal" de investigadores jóvenes del "Centro del Desierto" (CDA) de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Nos alegra saber que desde nuestra hermana república del Perú nos leen y siguen. Procuramos expresarnos en un lenguaje accesible pero de tono elevado, pero siempre muy lejos de la crítica despiadada o de lisonja inmerecida. La ciencia, querida amiga, es patrimonio de toda la Humanidad; no pertenece a éste o aquél país,o época: es universal. Por eso debemos retroalimentarnos entre nosotros, los investigadores de todos los países, pues ciencia se hace hoy en todo el mundo. Lo importante - y es lo que pretendemos en nuestro Blog- es dar a conocer nuestros logros y/o descubrimientos, y no dejarlos escondidos "debajo del celemín", como la Biblia nos señala a propósito de la luz que debe brillar a nuestro alrededor. Mostrar y dar a conocer lo que hemos aprendido o descubierto, es una tarea esencialmente educativa y nada fácil, a pesar de las inmensas posibilidades que hoy nos ofrece la tecnología. Todavía se observa, a mi entender, una inmensa sima (abismo) entre el saber del científico de gabinete y su rápida transmisión al niño o joven en las aulas. Cubrir ese abismo es lo que se ha propuesto esta obrita que reseñamos hoy.

Con especial afecto a nuestros amigos y amigas del Perú,

Dr. Horacio Larrain (Ph.D.) antropólogo cultural y arqueólogo