martes, 20 de octubre de 2009

¿Ambientalistas, ecologistas o científicos?. El rol del ciudadano común y el sentido común del ciudadano.

Fig. 1 Publicación del diario "La Estrella de Iquique", del día 14/10/2009. Sondeo de opinión organizado por la Municipalidad de Iquique en torno a este tema.


Fig. 2. Dario 21, de Iquique del 27 de Agosto del 2009. Certifica colecta de más de 60.000 firmas de residentes contra la instalación de las Termoeléctricas en el sector de Patache.

Fig. 3. La Minera Collahuasi reconoce aparición de aguas en el sector del bosque. Si bien existe agua subterránea en la terraza litoral, como producto de filtraciones a través de fisuras y fallas geológicas, la reciente aparición de grandes cantidades de agua, cerca del bosque en las proximidad de la carretera, evidencia peligrosas filtraciones de las aguas de riego del bosque a los terrenos colindantes. Tarde o temprano estas aguas llegarán, por gravedad, al mar. ¿Alguien va a poner remedio a este desastre ad portas?

Fig. 4. Titulares del "Diario 21" de Iquique, del dìa 27 de Agosto del 2009. Se plantea la realización de una consulta ciudadana sobre este delicado tema, para los días 14 y 17 de Octubre del 2009. la consulta fue realizada con gran afluencia de público y se tradujo en un rfechazo tajante a esta iniciativa.

Fig. 5. El Ministro de Minería, de visita en la ciudad, en su discurso en la Plaza Prat aseguró, sin ruborizarse, que "estas Empresas no contaminan". Sus expresiones sólo concitaron la sonrisa irónica de todos los iquiqueños. (Diario "La Estrella" de Iquique, 21 de Agosto, 2009).

El debate público sobre la instalación en la zona de varias Centrales Termoeléctricas.

Arde en llamas el debate público en Iquique. Tal como arde en Coronel, Arica o Concepción en torno a iniciativas mineras o energéticas, consideradas por la población como "contaminantes" y/o "destructivas del medio ambiente". Intentemos buscar la raíz de este debate y, a la vez, esbozar algunas vías de solución al mismo.

Ecologistas y ambientalistas¨: ¿ los "malos de la película"?.

Cuando se ojea los diarios locales o se lee detenidamente la folletería con que las Compañías Mineras o Eléctricas se defienden (o contratacan), tropezamos de inmediato con el calificativo de "ecologistas" o "ambientalistas", con que se rotula a los defensores del medio ambiente. Un botón de muestra es la edición de la revista "Espíritu", edición Nº 10, de Agosto del 2009 que dice textualmente, a propósito del caso de la mortandad de lobos marinos jóvenes, en las costas de Patache, ocurrida en el mes de septiembre del 2009:

"Rápidamente empezaron a buscarse explicaciones para esta masiva mortandad, contexto en el cual algunas organizaciones ecologistas - en forma precipitada y sensacionalista- apuntaron con el dedo a Collahuasi, atribuyendo el hecho a un supuesta contaminación de las aguas derivada de la planta procesadora de molibdeno que la empresa posee en el sector. Ello en circunstancias que Collahuasi no derrama ni una sola gota de líquido al mar". Sin embargo, desde un primer momento, la versión de los ambientalistas fue desvirtuada por organismos oficiales como el Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) y la autoridad marítima de la zona." (págs. 4-5).

Falsa pugna entre la ciencia y el sentir popular.

A las expresiones o reflexiones de estos "ecologistas " o "ambientalistas", la revista de la Gerencia de la Minera Collahuasi, contrapone opiniones de biólogos marinos de la Universidad de Antofagasta, de la autoridad marítima o de Sernapesca. Es decir, la revista crea artificialmente una dicotomía, una pugna - que estima insalvable - entre grupos "defensores de la ecología", y "científicos" del área biológica. Aunque no lo diga, abiertamente, el texto deja a entender que los primeros son sólo " grupos de gritones" solitarios, sin fundamento ni base alguna, mientras que los últimos son los únicos y auténticos poseedores de la verdad.

¿Quién tiene la razón?.

Como suele ocurrir, "in medio consistit virtus", como decían los antiguos romanos. La verdad suele hallarse aproximadamente en un punto medio. Ni lo uno, ni lo otro.

El Diccionario de la Real Academia Española (edición 23ª), trae las siguientes definiciones al respecto:

"ecologista": a) adj. que propugna la necesidad de proteger la naturaleza"; b) com. persona que es partidaria de la defensa ecológica"

"ambientalista" : esta voz no figura en el Diccionario. Pero, por extensión, podríamos definirlo como "persona que es partidaria de la defensa del medio ambiente".

Se habla en las definiciones de "proteger" y de defender". ¿Por qué? Porque hay aquí, por tanto, un "atacante", es decir, alguien que ataca y amenaza (al menos) con destruir o perjudicar el Medio Ambiente o la Naturaleza, que en este caso viene a ser- lo mismo.

La defensa del medio ambiente y su protección son una acción laudable e indispensable en la sociedad fuertemente depredadora en que vivimos.

"Ecologista", o "ambientalista", pues, es un término de por sí neutro que no tiene por qué ser cargado a priori con un sentido peyorativo o negativo. Es un "defensor del medio ambiente". Y en este sentido, es una designación muy positiva, honrosa, siempre y cuando haya realmente una amenaza real (y no ficticia) al ecosistema o al medio ambiente. Ahora bien, ¿existe tal amenaza?. Las Compañías mineras lo niegan; las Centrales Termoeléctricas a carbón, también. ¿Cómo, entonces, saber si hay o no daño medioambiental?.

¿por qué surgen, de repente, grupos ambientalistas?.

La respuesta sería, tal vez, averiguar por qué la gente común formó o ha formado grupos de defensa del ambiente o grupos ecológicos. Si todo anduviera bien con el medio ambiente, con la Naturaleza, y no hubiera desmanes ni atropellos, no habrían surgido grupos de defensa. Alguien se defiende tan sólo cuando es atacado. Por tanto, hay que buscar cuál ha sido la amenaza, en qué ha consistido ésta y quiénes son los responsbles.

Pruebas al canto: la polución y destrucción medioambiental en diversos lugares de Chile.

Resulta que este tipo de amenaza es desgraciadamente muy real. Son innumerables los ejemplos. Las playas de Chañaral fueron destruídas para siempre por los relaves vertidos al mar por CODELCO en El Salvador durante muchos años; el ambiente terrestre y submarino de Tocopilla ha sido alterado, contaminado y definitivamente destruìdo tras decenios de vergonzosa polución producida por las centrales Termoeléctricas de Tocopilla. La Fundición de Ventanas ha arrasado con la agricultura de los valles adyacentes y los agricultores aledaños se cansaron de exponer su situación crítica a las autoridades. Todo en vano. Los tranques de relaves colmatados producidos por la Compaía Minera El Teniente, en la trastienda geográfica de Rancagua cerca de Coya, así lo atestiguan. Verdaderas bombas de tiempo para los valles agrícolas circunvecinos!. Si ahora miramos con ojos escrutadores a la Empresa Minera de cobre Los Pelambres, junto a Los Vilos, podremos ver qué está haciendo hoy mismo en el Fundo "El Mauro", al rellenar el valle entero de más de 2.000 hás., con los ripios de su mina.

La evidencia de la contaminación.

Nadie en su sano juicio podría negar que muchas de estas Empresas, en especial las eléctricas, y las Mineras, han contaminado a destajo en los últimos decenios. O sea, la amenaza es real porque ya se ha percibido, hasta el cansancio, y por largo tiempo sus efectos negativos. Los latinos decían tan sabiamente: "contra factum, non valet argumentum" (contra los hechos demostrados, no valen los argumentos). Los porfiados hechos lo confirman. LA CIUDADANÌA NO HA HECHO MÁS QUE PERCIBIR LOS RESULTADOS. Y esto, no por los estudios previos realizados, (que generalmente no han existido) sino por las cuantiosas pérdidas reales ocasionadas a la agricultura, a la pesca o al ecosistema marino; por la pérdida del valor del suelo agrícola, por la migración de sus habitantes, por la polución escandalosa de ríos, lagos o costas, o por la crìtica a que hemos sido sometidos en organismos internacionales o Congresos.

Los grupos ambientalistas: una respuesta al ataque frontal contra los ecosistemas.

Por lo tanto, igual que en Europa o en América del Norte, estos grupos ambientalistas han surgido en nuestra patria como respuesta ciudadana a un ataque frontal, a un ecocidio premeditado. No son una especie de "lujito cultural" para alimentar la curiosidad de románticos "amantes de la Naturaleza", al estilo de un Chateaubriand. Han surgido por una necesidad sentida y vivida directamente, en sus plazas, en sus playas, en sus calles.

¿ Y qué pasó con la Ley protectora del Ambiente, la Ley 19.300? ¿Dónde está su acción?

Pero, ¿y la Ley protectora del Ambiente no logra controlar los posibles o previsibles desmanes o daños a la ecología ?. Desgraciadamente, no. Todos lo sabemos y tambièn la Ministra de Medio Ambiente Ana Lya Uriarte. La Ley Ambiental Nº 19.300 es insuficiente, permisiva, hecha a la medida de las empresas. Por eso llegaron y lograron establecerse en el país tantas empresas mineras y eléctricas cuya tecnología extractiva o de operación ha sido rechazada en sus propios países de origen, donde no pueden contaminar gracias a la existencia de leyes y normas de emisión particularmente estrictas.

No pidamos responsabilidad ecológica a las Empresas.

Lo hemos dicho hasta la saciedad: las grandes Compañías tienen por objeto primario el lucro, la rentabilidad. Ese es su objetivo fundamental. Y este se buscará a toda costa, rebajando los costos todo lo posible para hacer la operación más rentable. No se les puede pedir a estas Compañías ni responsabilidad social, ni responsabilidad ecológica, ni medio-ambiental. No son entes sociales; son entes económicos. Y la economía es en este sentido "ciega" a cualquier sentimiento ético, moral o social-comunitario.

El Estado: único ente cautelador del bien común y del bienestar de sus ciudadanos.

Por esta razón el Estado tiene la obligaciòn de velar por el bienestar de sus ciudadanos y su medio ambiente (como lo dice textualmente nuestra Constitución), mediante Leyes y Normas sanas y adecuadas. Fallando la Ley o la Norma (como en este caso), el Estado ha fallado y deja de cumplir su deber protector ante la ciudadanía. Y, en tal caso, puede ocurrir que el Estado se ponga automáticamente al margen del bien común de sus ciudadanos y, mucho peor, pase a ser contrario a éste. Y aquí puede ocurrir cualquier cosa.

Grupos ecologistas: auténticos protectores del medio ambiente a falta de una Ley operativa.

Así, pues, la aparición de estos "entes protectores del medio ambiente", los grupos denominados ecologistas o ambientalistas, son y deberían ser una poderosa llamada de atención para los Estados. Son, en efecto, una especie de "botón de alarma" de que algo grave está ocurriendo con el ambiente. "Algo huele a podrido en Dinamarca", como diria Hamlet!. La sociedad está podrida cuando carece de buenas Leyes protectoras de su ambiente. Al igual que cuando carece de buenas Leyes Sociales o laborales, o de buenas Leyes de Educación.

Grupos ambientalistas: antídoto necesario contra la degradación y contaminación de los ecosistemas.

Así, pues, estos entes protectores, estos "grupos ecologistas " o "ambientalistas" surgidos no del Estado ni de las Universidades, sino del seno mismo de una ciudadanía alerta e inteligente, no sólo son necesarios e indispensables sino constituyen el único antídoto posible contra la degradación a que se nos quiere someter mediante Leyes y Normas anticuadas, demasiado permisivas, muy alejadas del objetivo mismo de la ley: el contribuir al fortaklecimiento y resguardo del bien común de todos los ciudadanos. Son estos grupos, precisamente, expresión de la sanidad mental del ciudadano común que por ellos y mediante ellos se expresa, a pesar del sentir y decir de la autoridad. En lugar de atacarlos, ridiculizarlos o mirarlos en menos, deberíamos estar agradecidos de su presencia y de su valiente acción. Porque ellos, al igual que un termómetro, nos están advirtiendo que la temperatura del problema ya ha alcanzado ribetes muy peligrosos para el orden social.

Aparición de grupos de defensa ecológica y ambiental.

En este contexto, se entiende perfectamente por qué en Iquique han surgido poderosos y decididos grupos anti-Termoeléctricas a carbón, capaces de captar en poco tiempo cerca de 70.000 firmas. Se entiende, también, la preocupación del Concejo Municipal de Iquique por organizar y promover un "referendum popular" en el mismo sentido. Se entiende por qué muchos miles de ciudadanos (más del 90% de los firmantes) nuevamente han dicho "No" a este tipo de Centrales. en la reciente consulta de los días 14 y 17 de Octubre, en nuestra ciudad. El Diario "La Estrella" de Iquique, en su edición del día 20 de Octubre del 2009, anotó lo siguientes datos escuetos, que casi no comenta.

La decisión de los iquiqueños:

Total de votantes en los dos días referidos: 16.053.

Votos "No" (es decir contra la instalación de estas Centrales): 15131

Votos "Sí" ( es decir, a favor de esta instalación): 575

Conclusión: la ciudadanía de Iquique, consultada por su alcaldesa Sra. Myrta Dubost ha dado un rotundo y aplastante "No" a la instalación de este tipo de Centrales, siendo el % de rechazo equivalente a un 94.25%, con un total de votos negativos que alcanzó a los 15.131 votos. ¿Puede imaginarse una mejor reacción de la ciudadanìa de Iquique?. La gran pregunta que nos surge: ¿servirá de algo esta negativa ciudadana?. ¿ O las autoridades y la COREMA seguiràn adelante con este Proyecto claramente ecocida?. No quisiera ser "profeta de desgracias", como en la tragedia griega, pero nos tememos lo peor, tanta ha sido hasta ahora la insensibilidad de la autoridad ante el clamor y angustia ciudadana.

La caleta Chanavayita, una de las más afectadas se pone de pie.

En el día de ayer, 27 de Octubre, la comunidad entera de la caleta de Chanavayita cortó el tránsito durante más de cuatro horas, en la carretera Panamericana Norte-Sur, con barricadas, en clara señal de rechazo a las Termoeléctricas y contra la contaminación de la Minera Collahuasi. en su planta de refinación de molibdeno. Síntoma evidente de que la ciudadanía no se dejará fácilmente engatuzar por suaves promesas o "halagos" y regalos. "Hechos", y no meras palabras de buena crianza es lo que reclama la gente. Dios quiera que la autoridad finalmente les escuche!.

La mayoría de estos grupos buscan y poseen una asesoría científica: no son mera comparsa de gritones.

Y agreguemos algo significativo. Se tilda a estos grupos de ser "mera comparsa", "grupos de gritones vociferantes" (al decir del Ministro del ramo). ¡Cuidado!. Son expresión popular multitudinaria, están respaldados por numerosos científicos chilenos y extranjeros que les alientan y les entregan información valiosa. No son una "turba revoltosa", como han dicho algunos, sino son fruto maduro de una reflexión hecha por el pueblo, contraria a la del gobierno, no por ser "este gobierno de turno", sino por ser un gobierno que se niega a cambiar una Ley Ambiental a todas luces inservible y dañina para el bien común de los chilenos. Y , ojo!, aquí no hay política partidista o movimiento teledirigido por algún genio partidista desde la trastienda: son una expresión unánime que aúna voluntades y sentimientos de todos los sentires políticos, de todas las tiendas y facciones. ideológicas Y eso es lo valioso: expresan el auténtico sentir de Iquique y sus habitantes.

La verdadera participación ciudadana.

Que entienda la autoridad una vez por todas que ésta es la única y verdadera forma de participación realista de la ciudadanía en este tema que preocupa vivamente a todos, cuando todo el pueblo puede manifestarse en el secreto de su firma.. Infinitamente más válida, por cierto, que la "participación ciudadana" (propugnada por la Ley Ambiental) expresada en un cabildo donde la CONAMA reúne, con suerte, un centenar de adherentes y firmantes.

Que para la autoridad regional no sea este tipo de participación ciudadana algo "vinculante" - como algunas autoridades ha señalado recientemente- no significa que no sea real, masiva, expresiva de una mayoría inmensa y, por fin, síntoma de un malestar que puede convertirse en flagelo explosivo, en epidemia.

El destino ambiental de Iquique y sus costas es responsabilidaad de todos.

El destino ambiental de Iquique, sus costas, sus playas, su paisaje, es propiedad de todos los iquiqueños, y no solo de un par de Empresas interesadas en hacer "el negocio del siglo" vendiendo a precio de oro su energía, alimentada con carbón bituminoso, altamente nocivo para la salud humana y el medio ambiente. Iquique se merece otro trato: no la sujeción a un yugo contaminante que tendrá que soportar por muchos decenios más, hasta que la indignación o el agotamiento de la paciencia dicten lamentablemente otra cosa.


Una vez aprobada esta instalación de Centrales Termoeléctricas por parte de la COREMA regional, nada ni nadie podrá obligar en el futuro a las empresas a mejorar sus sistemas de emisiones o riles en el futuro. A partir de su aprobación, estas empresas tendrán "patente de corso" para contaminar. Serán, legalmente, los "corsarios" modernos, depredadores y saqueadores del ambiente natural.


Un llamado a la conciencia ecológica de los miembros de la COREMA.

Que lo piensen muy bien los miembros de la COREMA antes de emitir su voto definitivo sobre este delicado tema: porque puede ser un potente buomerang para ellos, pasando a ser sus miembros, en el futuro, el hazmerreir de la comunidad por su falta total de sentido de patria y región, por su manifiesta ignorancia, y por su incapacidad para escuchar el grito estruendoso de su pueblo.

¿ Hay soluciones, o tendremos que aceptar el desastre? .

Las hay ciertamente si hay voluntad política para ello.

A nuestro juicio, las siguientes serían algunas de las medidas más urgentes que las autoridades (Intendente, Alcalde, Concejales, CORE, COREMA) deberían implementar a partir de hoy mismo:

1) detener el proceso y parar indefinidamente la instalación de las Centrales Termoeléctricas en nuestra Región hasta que surja una normativa ambiental seria, a la par de las mejores del mundo en su materia. Igualmente, hasta mejorar significativamente la normativa actual dreferente a emisiones aéreas (chimeneas), de riles (tuberías de descarga), y depósitos de cenizas.

2) promover urgentemente sistemas de ahorro de energía, tanto en el alumbrado público, como en el comercio establecido y los hogares. Poco o nada se ha hecho en esta materia. Y según estudios, se puede disponer así de muchísima energía extra para otros usos y para el crecimiento de la ciudad.

3) Educar más decidida y eficientemente a la ciudadanía en el sentido de ahorro y consumo restringido de la energía y del agua en la ciudad. Mucho más hay que hacer en este sentido tanto en los colegios, como en la administración pública y alumbrado de calles y plazas. Derrochamos energía a manos llenas (¡letreros luminosos por doquier!) , tal como derrochamos el agua, bien escaso que nos viene de fuentes altiplánicas o de la pampa.

4) Exigir a las empresas existentes una substancial mejoría y ahorro en sus sistemas de producción, transporte y aplicación de la energía en sus procesos productivos, reduciendo su demanda energética o creando sus propias fuentes alternativas de energías limpias (eólica, solar).

5) Fomentar y promover a nivel nacional y regional el uso de energías limpias, no contaminantes, como ya lo ha iniciado CODELCO mediante el proceso de construcción de un gigantesco parque eólico cerca de Calama, para sus operaciones en la mina de Chuquicamata y El Abra.

6). Obligar a las nuevas industrias grandes que se instalen en la ciudad y alrededores a producir su propia energía a partir de la energía del sol, para aliviar o apoyar el sistema interconectado central. Esto ha sido puesto en práctica con éxito en otros países y ya no es, como antaño, una utopía.

Estas son algunas ideas que surgen de este análisis. Un Consejo de expertos, (no políticos!) una especie de Ombudsman colectivo de carácter científico-técnico, debería ser llamado a examinar este tema y a buscar urgentes soluciones.

Dios quiera que la autoridad atienda finalmente al clamor popular que tan elocuentemente se ha escuchado en Iquique, tal como lo hacen aquellas que de verdad están "al servicio del bien común" y no de mezquinos intereses particulares. !

Mejor es soportar por corto tiempo apagones que hipotecar nuestro futuro como hogar amigable y paraíso turístico.

Y, como reflexión final: la ciudadanía alerta e inteligente en este tema, aquella que ha puesto ya sobre el tapete ciudadano más de 80.000 firmas contra este tipo de Centrales Térmicas, ciertamente preferiría exponerse al riesgo de sufrir cortes de luz, para ahorrar energía, que ser uncidos al carro obligado de la contaminación cierta e implacable , derivada de la operación futura de varias nuevas Centrales Termoeléctricas, como pretende porfiadamente la autoridad en nuestra Región. Esto, hasta la puesta en marcha de potentes fuentes de energías renovables, las que deben promoverse urgentemente en la Región. Esta actitud revelaría sensatez, emprendimiento, creatividad, inteligencia y sentido profundo del verdadero "progreso", aquel que es de verdad "progreso sostenible" o sustentable en el tiempo.

(Segmento en construcción. Adiciones hechas el 27/10/2009).

4 comentarios:

Leyla Noriega Zegarra dijo...

ESTIMADO DOCTOR
SOY LEYLA NORIEGA, PERIODISTA INDEPENDIENTE Y HE CONOCIDO LA PREOCUPACION DE LOS/AS CIUDDANAS DE ARICA POR LA APROBACION DE LA COREMA PARA LA INSTALACION DE UNA TERMOELECTRICA EN EL SECTOR CERO CHUÑO (CONOCIDO POR LA CONTAMINACION DE ARSENICO Y PLOMO.
DOCTOR, ESTAMOS BUSCANDO ANTECENDENTES QUE ARGUMENTEN QUE LAS TERMOELECTRICAS SON PELIGROSAS PARA LA SALUD. RECIBI POR UAN RED AMBIENTAL LA LUCHA QUE HAN IDO GANANDO EL IQUIQUE.
LE PIDO POR FAVOR SI NOS PUDIERA ENVIAR ALGUN ESCRITO QUE DESCRIBA LO PELIGROSO DE ESTE TIPO DE PORYECTOS, LAS PERSOANS ESTAN BUSCANDO INFORMACION.
MI EMAIL ES: leylanoriega@gmail.com
MI BLOG PARA QUE CONOZCA DE MI ES:

http://www.leylanoriega.blogspot.com
POR FAVOR NECESITAMOS APOYO Y ORIENTACION DE ESPECIALISTAS
EL PROYECTO ES: https://www.e-seia.cl/expediente/ficha/fichaPrincipal.php?id_expediente=3522040&idExpediente=3522040&modo=ficha

lukrecia dijo...

Dr. me he encontrado con su hermoso blog buscando datos sobre el molle.Soy psicologa y la vida me encontro trabajando como docente en una escuela especial del sur de la pcia. de Buenos Aires, Argentina. La zona esta sufriendo una aguda desertificacion y mi objetivo desde hace dos años es llegar desde la escuela a las familias y comunidad con el proposito de rescatar y resguardar la flora y fauna silvestre. Lo que vivimos es consecuencia del desmedido desmonte y creo que es la poblacion la que debe tomar responsabilidad en esto, ya que la ley de montes existe y no se cumple. Apelo al sentido de corresponsabilidad social y la actitud pro activa. Intentamos experimentar con nendo dango, el sistema de Masanobu Fukuoka para reforestar, pero ya no tenemos aqui estacion lluviosa.Si usted tiene sugerencias o ideas que nos quiera compartir estaremos agradecidos. Un abrazo fraterno,y felicitaciones por lo que trasmite en este espacio. C. Lucrecia Giamberardino, Lic. en Psicologia, escuela 502.

rodrigo dijo...

hola, me llamo Rodrigo Cáceres profesor de Alto Hospicio, quisiera conocer mas sobre su trabajo ya que realizo un taller de medio ambiente por estos lados.

aca hay demasiada ignorancia con respecto a los temas ambientales y mas que nada se dedican a crear formas de cambiar los habitos de los niños de este sector.

es por eso que me interesaria saber y compartir con gente que se maneja en lo ecologico. Conama no llena todo el vacio que tengo sobre la Ecologia, ademas que estoy conciente que esto es un ralizar un cambio de paradigna en las personas pero por lo menos no me quiero quedar de brazos cruzados sin hacer nada y ver como los demas hacen y desasen con la Tierra.
espero su respuesta y contacto. les dejo mi correo rodrigocacerespacaje@gmail.com

rodrigo dijo...

hola, me llamo Rodrigo Cáceres profesor de Alto Hospicio, quisiera conocer mas sobre su trabajo ya que realizo un taller de medio ambiente por estos lados.

aca hay demasiada ignorancia con respecto a los temas ambientales y mas que nada se dedican a crear formas de cambiar los habitos de los niños de este sector.

es por eso que me interesaria saber y compartir con gente que se maneja en lo ecologico. Conama no llena todo el vacio que tengo sobre la Ecologia, ademas que estoy conciente que esto es un ralizar un cambio de paradigna en las personas pero por lo menos no me quiero quedar de brazos cruzados sin hacer nada y ver como los demas hacen y desasen con la Tierra.
espero su respuesta y contacto. les dejo mi correo rodrigocacerespacaje@gmail.com