miércoles, 16 de julio de 2008

Antonio de O´Brien: Visitador de Huantajaya 1764

O´Brien: antecedentes de una misión casi imposible

Para los chilenos el nombre de Antonio de O´Brien es totalmente desconocido. Probablemente, ningún niño chileno ha leído su nombre en los manuales de historia de Chile. Es un personaje anónimo, salvo para unos pocos eruditos, expertos en la etnohistoria e historia colonial del Norte de Chile. Español, sevillano de nacimiento e irlandés de origen familiar, O´Brien solicita pasar a las Indias el 22 de Noviembre de 1760. Viaja a América en el navío "Nuestra Señora de la Concepción". Viene a América con rótulo de "comerciante en ropas y abarrotes", según reza el documento que ostenta el sello de su Majestad, Carlos III de España. Viaja por ahora solo, y su esposa, doña María de Cárdenas, debe otorgarle el permiso correspondiente. Pasarán, sin embargo, como 17 años antes de que doña María pueda, igualmente, pasar a América, a consolar a su marido por la pérdida de su puesto y las penurias sufridas. El permiso para realizar tal viaje le cuesta a O´Brien la friolera de "trescientos mil maravedíes de plata".

Le veremos figurar en Tarapacá, donde el Virrey Amat y Junient lo nombra Teniente de Gobernador del Partido de Tarapacá. Entre 1764 y 1765, el Virrey le encarga confeccionar Descripciones del Partido de Tarapacá y sus correspondientes Mapas. Antes, en El Callao, ha demostrado sus cualidades de dibujante y topógrafo al dibujar planos de los fuertes. Cuando el Virrey del Perú recibe fundadas quejas de funcionarios respecto al comportamiento de ciertos mineros ricos de Tarapacá que usufructuaban de minas de plata sin declarar las minas ni pagar las respectivas alcabalas, se busca a alguien capaz de cumplir una labor de fiscalización y control. Se le nombra "Visitador de Minas". El cargo recaerá en O´Brien. Su hoja de servicios es limpia y transparente. Después de cumplir su ingrata tarea por varios años y entregar a la posteridad los Planos que lo harán famoso, los acaudalados mineros de Tarapacá, le harán la vida imposible, mediante acusaciones insidiosas y repetidas, hasta que finalmente el Virrey, acosado, le retira su confianza.

Es entonces, , en 1777, cuando su esposa pasa a América a cuidar a su infortunado marido, víctima del hostigamiento de los ricos mineros, potentados de Tarapacá, aliados en su contra. Varias familias tarapaqueñas y piqueñas, detentan, por entonces, el poder basado en sus antiguas posesiones mineras. Los De la Fuente, los Loayza, los Valdés. A partir de dicha fecha (1777) , perdemos absolutamente su rastro. ¿Qué fue finalmente de O´Brien?. ¿Volvió a la península o se radicó en el Perú?. No hemos hallado aún referencias posteriores al año 1777. Pero queda resonando fuerte en nuestros oídos la doliente declaración de doña María, cuando implora pasar a América a cuidar a su marido, al parecer desprotegido, empobrecido y humillado.

Por qué hacemos esta alusión a este personaje colonial, en este Blog destinado al análisis de aspectos eco-antropológicos? Porque O´Brien destaca en forma eminente entre los escritores de su época, por su interés en pintar, dibujar y describir en forma por demás cuidada y minuciosa, la geografía, la topografía y el paisaje cultural de la época. Hasta extremos poco conocidos. Nada se le escapa, ni la flora del desierto, ni su fauna característica ni su clima peculiar. Ni sus rutas , ni sus montes, ni los cursos de agua. ni sus bosques o matorrales. Y lo hace apoyándose en exquisitos dibujos personales, frutos de su observación atenta del terreno. Porque ello es parte de su tarea probatoria, porque se le ha confiado describir minuciosamente toda el área. Tenemos, pues, para la segunda mitad del siglo XVIII, un retrato formidable de la geografía, los habitantes y las actividades humanas desarrolladas por éstos en ese período. A su modo y con las técnicas de la época, hace exactamente lo que harán mas tarde, con muchos más medios, cuando la Geografía ya se ha consolidado como ciencia, un Isaiah Bowman o un Wolfgang Weischet. Para nosotros es sencillamente un pionero del enfoque eco-cultural que propiciamos en este Blog. Y un pionero insigne y digno de ser imitado.

Vamos a ir presentando, en párrafos separados, aspectos que el sevillano reseña en forma realmente magistral. Lo haremos sirviéndonos de sus propias expresiones. Lo citaremos al pie de la letra, gozando de su estilo y forma de escribir.

Por fortuna para nosotros, sus Planos le sobrevivirán. Su labor cartográfica, celosamente guardada en archivos de España y tam bién de Santiago de Chile, ha sido bien reseñada por el historiador del Norte, don Oscar Bermúdez Miral, en su obra: "Estudios de Antonio O´Brien sobre Tarapacá 1763-1771", Ediciones Universitarias, Universidad del Norte, Antofagasta, 117 p.

La Quebrada de Tarapacá, la Pampa de Iluga, las Minas de Huantajaya el Puerto de Iquique, quedarán para siempre retratados por O´Brien en notables Planos, de gran interés para el geógrafo histórico, para el etnohistoriador y aún para el biólogo y ecólogo. Por eso nuestro profundo interés desde el ángulo de la eco-antropología: es decir de la mirada sobre el hombre poblador y transformador de su medio ambiente.


El nombramiento de Antonio O´Brien como Visitador de Minas

La Carta del Virrey del Perú don Manuel de Amat y Junient (1704-1790) del 22 de Enero de 1764 señala bien los motivos que tuvo para esta designación. El Rey de España Carlos III había solicitado por Cédula Real del 2 de Septiembre de 1761 una Descripción exacta del Estado del Mineral de Plata de Huantajaya en Tarapacá. Para cumplir esta orden regia, el Virrey, que habia asumido su cargo en 1761 luego de ser Gobernador de Chile, se apresuró en pedir informes a ciertas personas de la zona, respecto de los cuales confesará muy luego:

"Sin embargo, los [informes] que llegaron a mis manos , son tan incompletos, que no mereciéndome el mayor aprecio, tiré por el atajo de solicitar tradiciones y noticias extrajudiciales, igualmente que geográficas para llenar cumplidamente el deseo de Vuestra Majestad..."

¿Por qué consideró el Virrey Amat tan incompletos o inexactos estos informes? Algo pasaba con sus primeros informantes y el Virrey Amat pronto se da cuenta que "en este asunto había gato encerrado". Algo o alguien se interponía para que las autoridades virreinales no se enteraran de toda la verdad respecto a la riqueza del yacimiento. Su temor se trasluce por lo que agrega y dice al respecto, aludiendo a las familias de la región, que detentaban su explotación desde hacía muchos decenios:

"....conozco que los primeros inbentores [i.e. descubridores del Mineral] han procurado hacer odiosa la comunicación, embarazando [i.e. dificultando] el tráfico y comercio común de las Gentes, para que recayendo estas utilidades en una sola familia, aya podido subistir ésta en aquel retiro, desfrutando competentes comodidades a pesar de la esterilidad y falta de todo quanto es necessario para la vida...".

Se daba aquí el absurdo de que mientras tales familias locales cuyos nombres ahora conocemos, se enriquecían y hacían odiosa la comunicación [de la situación y riqueza real de estas Minas] a las autoridades de Lima, estas mismas personas daban a conocer y proclamaban a los visitantes ocasionales la riqueza de éstas, de suerte que las modernas cartas de navegación inglesas y francesas y los relatos de Frézier y don Jorge Juan ya traían información precisa de su localización y riqueza. Esta situación le parece indignante al Virrey. Por eso al presentar al Rey el Plano levantado por O´Brien le señala que se ha dedicado a "recoger y combinar especies [noticias]", pero que si bien lo obtenido "no merece el nombre de Exacta Descripción" , "a lo menos- dice- es un diseño el más ajustado que pudo ejecutarse".

Se extiende el Virrey en su carta al Rey indicándole que antes de tomar decisiones precipitadas sobre el abrir Cajas Reales [esto es, una Aduana]en el mismo Asiento de Huantajaya - como se había solicitado- :

"debe anteceder un conocimiento seguro del estado actual, lavor y manejo de aquellas Minas, instrucción fija de sus Comercios, de la distancia de los Puertos, de la abilitación de los Caminos; noticia de donde se abastecen al presente; [para que] pueda en adelante proveerse de víveres, recuas de mulas de carguío y otros adminículos...".

¿Cómo lograr obtener un "reconocimiento seguro" del mineral?. Es la gran incógnita que debe resolver el Virrey. Para ello, según esta misma autoridad:

"... sobre todo necesita un reconocimiento ocular de Persona extraña, práctica y desinteresada, que observe la Labor que se lleva en aquel Mineral, que averigue los verdaderos motivos [por] que toda su riqueza no ha podido hacerlo más avitado, y finalmente descubra todos los misterios que se ocultan, y solo se traslucen en las conbersaciones privadas....".

Por persona "extraña", sin duda alude a alguien "fuera del lugar", "de otra procedencia". Circunloquio que viene a decir: persona no coludida con los mineros acaudalados del área. Y el empleo explícito de la voz "persona desinteresada", nos está sugiriendo que cualquiera de la región podría estar "interesado" en informar en forma deficiente o errónea. Creemos leer entre líneas aquí que los primeros informantes del Virrey fueron probablemente tarapaqueños, de alguna manera ligados a los intereses de las grandes familias que detentaban estacas mineras en Huantajaya y que por eso sus informes pecaron de "incompletos".

Por estas razones concluye:

"he determinado y voy a nombrar a Dn. Antonio Obrien, autor del Plano que incluyo, por la satisfacción que tengo de su pericia, aplicación e integridad con todas las demás prendas necesarias que informé a V. M. antes de esto en carta escrita por la via reservada, con fecha de 21 de Noviembre del próximo año pasado...".

Las "prendas" que el Virrey percibe en O´Brien: "pericia, aplicación e integridad" ya nos están revelando su temple. "Pericia", por su calidad probada de experto en confeccionar Planos; "aplicación", por su incansable espíritu de trabajo e "integridad", por su valía moral a prueba de posibles intentos por corromperlo, cosa que el Virrey daba por sabida.

Difícil misión encomendada a don Antonio O´Brien

El texto, fechado en Lima el 22 de Enero de 1764, es bien explícito al respecto. Por tanto O´Brien,

"en calidad de Visitador, de Theniente [ de Corregidor] o de Governador interino [debe] pasar a aquel Parage, lo reconozca, observe y examine: lebante un Plano mas exacto y extendido; arregle la Lavor de Minas., me informe y me dé cuenta de los Caminos, lugares y distancias....".

La labor encomendada a O´Brien era enorme, y además en extremo delicada: visitar y reconocer toda el área de Huantajaya, informarse de su riqueza, examinar sus vías de comunicación, recursos y posibilidades de abastecimiento y, lo más difícil, penetrar en las intrigas, recovecos y malabares de estos mineros tarapaqueños para burlar el "quinto real", (derechos reales) y, por fin, dirimir y esclarecer problemas pendientes entre miembros de una antigua sociedad de minas, todos ricos mineros de Tarapacá. Y esto en una región donde opulentas familias, todas emparentadas entre sí, detentaban un poder casi incontrolable, desde los tiempos de los antigus encomenderos. ¿Podrá O´Brien cumplir cabalmente su misión? Pronto lo sabremos. El Virrey Amat cesa en sus funciones de Virrey del Perú en 1766. Y con ello, O´Brien pierde a su protector.

Lo importante para nosotros, en este Blog eco-cultural, es tomar contacto directo e interpretar eco-antropológicamente los Planos de este mercader sevillano, que tanto ha aportado a la Geografía colonial de Tarapacá y que se distinguió de otros contemporáneos suyos por su habilidad de retratar la realidad, tal como el la veía. Por algo el Virrey lo consideró una persona especialmente apta, con las "prendas" necesarias para describir y dar a conocer lo que estaba ocurriendo en la zona de las Minas, y en general, en toda la antigua Provincia de Tarapacá.

En sucesivos capítulos, reseñaremos en este mismo Blog aquellos aspectos de la Descripción de O´Brien, que nos parecen francamente novedosos, en cierto modo "muy actuales" y por ello plenamente merecedores del apelativo de "eco-culturales".